Patatas, bocadillos y arenques


Delante de un puesto de arenques en Amsterdam

Bueno, con este post inauguro una sección que supongo que me dará juego de aquí en adelante: la gastronómica. Y es que la experiencia del viaje se ha de vivir a través de los 5 sentidos y, no nos vamos a engañar, el “gusto” es fundamental. Cada viaje tiene un sabor.

A lo largo de estos años viajeros he pasado por lugares que se han caracterizado por una rica gastronomía y no he escatimado en tiempo ni dinero para saborear cada una de las novedades que se me pusieron a tiro. Pero hoy no voy a hablar precisamente de un sitio que se me haya quedado grabado por su cocina, sino todo lo contario…un sitio en el que no encontré mucho que comer, pero que de lo que hay, me gustaría destacar un par de cosas. ¡Bienvenidos a Amsterdam!

Antes de nada quiero dejar claro que no me voy a referir a la cocina holandesa en general, sino a algunas cosillas que se pueden comer en Amsterdam, especialmente cuando vas de turismo y no puedes rascarte mucho el bolsillo. Así que no voy a hablar de la cocina holandesa, marcada por sus orígenes agrícolas y protestantes, lo que la hace bastante austera, aunque fresca, sana y considerablemente buena.

Tampoco voy a hablar de sus deliciosos quesos -especialmente el gouda, el esdam y el maasdam-, que los holandeses han exportado por todo el mundo. Simplemente me voy a referir a tres opciones típicas, que aunque a priori puedan resultar menos glamourosas, servirán para llenarnos el estómago a un precio adsequible.

1. La primera recomendación es un clásico en Amsterdam: las patatas fritas. Sí, lo sé, es un poco raro, pero es así. Amsterdam está plagada de puestos callejeros de patatas fritas, que suelen servirse en un cono de papel acompañadas por una gran cantidad de mayonesa, kepchup u otras salsas. Los cucuruchos tienen tres tamaños: pequeño, mediano y grande y su precio oscila entre los 2 y los 3 euros, salsas a parte.

Existen muchos puestos de patatas en los alrededores de la Rembrandtplein

Eso sí, también he de decir que de momento las mejores patatas fritas que he comido han sido las de Bruselas, otra ciudad célebre por el consumo de este tubérculo, algo que no es de extrañar pues los belgas juran que la patata frita es un invento nacional. Todos aquellos que vayáis a la capital de Europa sabed que “tenéis” que hacer una parada obligada en la Maison Antoine, un kiosko situado en el centro de la Place Jourdan -zona europea-, donde según muchos se sirven “las mejores patatas fritas de todo Bruselas”. Y si el tema patatero os interesa, os recomiendo una visita a Brujas, donde en 2008 se abrió el primer museo del mundo dedicado a las patatas fritas: el Feitmuseum.

2. Y si la primera recomendación es típica, la segunda que os hago es “tipiquísima”. En el centro de Amsterdam,  especialmente cerca de los canales, se pueden encontrar por todas partes unos puestos en los que probar todo tipo de pescado fresco. Por poco más de 3 euros podéis hacer una parada en el camino para comernos un haring, el archifamoso arenque salado que se come crudo acompañado de cebolla picada y pepinillos.

Primer plano de un haring, el archifamoso arenque crudo de Amsterdam

Si, como lo oís, un haring es la mejor opción para un temtempié económico o un desayuno fuerte para aquellos que se atrevan. El arenque puede comer de dos maneras: sujetándolo por la cola y metiéndolo entero en la boca o acompañado de un bollo de pan, dentro de un bocadillo (broodje).

Cartel de un puesto especializado en arenques

“Y como no es lo mismo contarlo, que vivirlo”, como diría la protagonista de 21 días… aquí os dejo un video en el que me podéis ver haciendo la prueba empírica de que el haring, más allá de  su apariencia inicial es todo un manjar:

Si no os convence demasiado el arenque -hacedme caso: ¡probadlo!-en estos pequeños puestos, auténticas señas de identidad de Amsterdam, también podréis degustar broodjes de anguilas, gambas o salmón… Y recordad una cosa: en el tema del ahumado de estos pescados y crustáceos los holandeses son los mejores.

3. Y ya que hemos sacado el tema de los broodjes o bocadillos, también os quiero recomendar el sitio donde podréis comer los mejores de toda la ciudad. Se trata del Van Dobben (Korte Regulierdwarsstraat 5), una auténtica institución en Amsterdam y a solo dos minutos de la célebre Rembrandtplein.

Tal y como se puede leer en su página web, el Van Dobben lleva alimentando a habituales y turistas de la ciudad desde 1945. Muchos de los que han pasado por este local -entre los que me incluyo- dicen que irse de Amsterdam sin probar sus broodjes sería una auténtica lástima.

Menú típico del Van Dobben: vleescroquette, broodjes y un vaso de leche

Haberlos los hay de todo tipo: de salchichas, de huevo, de cerdo, de jamón, ensalada de cangrejo, camarones, sardinas… ¡más de 30 deliciosas combinaciones! que se suelen acompañar con una buena ración de mostaza, que te puedes servir a tu gusto gracias a un potjes que hay en cada mesa. Pero sin lugar a dudas el bocadillo estrella del Van Dobben es el que mete entre pan y pan sus famosas croquetas de carne (vleescroquette) y que la gente devora con pasión acompañando el menú con un vaso de leche fresca. Una mezcla curiosa ¿no?

Bueno, espero haberos despertado el apetito, por Amsterdam y por su comida, así que ahora os toca a vosotros disfrutarla y saborearla… ¡Qué aproveche!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Datos prácticos, Gastronomía y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Patatas, bocadillos y arenques

  1. Ricardo dijo:

    Otro plato típico de Holanda es la Sopa de Guisantes, es increible pero es un poco complicado encontrar restaurantes donde te lo sirvan, no tengo ni idea por qué!

  2. jaimegprado dijo:

    Si, si, si tienes platos muy buenos en Holanda, en plan guisito y potaje. Pero he ido más bien a cosas “de batalla”, que te puedes comer de camino al Museo Van Gogh ;-)
    Otra cosa que me sorpende es que uno de sus platos típicos es el Rijsttafel, que es un plato indonesio. La herencia de las colonizaciones me tiene loco…jajaja…

  3. Cristina dijo:

    Hola Jaime!
    He estado en Amsterdam en octubre y me encantaron los bocadillos de arenques. Me gustaría hacerlos aquí pero no sé si debo utilizar arenque fresco o del salado que viene envasado. Como veo que controlas mucho el tema gastronómico holandés, a ver si me puedes ayudar.
    Gracias y un saludo
    Cristina

Comenta, ¡no te cortes!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s