Roma, dulce Roma…


Riquísimo Tartufo Nero en Piazza Navona

En el anterior post pretendí daros unos consejos sobre qué comer y dónde si os decantábais por hacer una visita a Roma. Pero como había mucha cosa que probar decidí dejar para una entrada posterior “la guinda del pastel”: ¡los dolci romanos! … ¡Los postres!…Así que como lo prometido es deuda aquí estoy para mostraros parte de la Roma más dulce.

Me hubiese gustado empezar de otra forma, por eso de ser original, pero no puedo… El primer capítulo se lo tengo que dedicar a los famosísimos helados italianos (gelati). Uno no puede volver de Roma sin haberse atiborrado de ellos y comprobar que no tienen nada que ver con esos heladuchos a los que nos tienen acostumbrados aquí. Esa cremosidad, ese sabor intenso, esa textura son diferentes y perfectamente reconocibles desde los escaparates de las heladerías en las que se agolpan de manera informe los múltiples sabores en sus cajetines.

Helado de Nutella en Piazza Navona

Aquí os van algunos nombres en italiano para no desperdiciar la oportunidad de probrar vuestro sabor favorito por un mal entendido con el idioma. Así que nunca está de más saber que el bacio es chocolate con trozos de avellanas; la mandorla la almendra, la nocciola la avellana, fragola fresa, lampone frambuesa o que un helado de mela sabe a manzana. ¡Ahora se trata de elegir bien! …y si no siempre nos queda el Cioccolato, que ese es universal!

Cremosísimos gelati di ‘Melone’ y ‘Yogur’ en el Trastevere

Son muchos los sitios donde tomar un helado y es bueno dejarse llevar por el instinto, si bien San Crispino (Vía Della Panetteria, 42) es el sitio con más solera ¡y a dos pasos de la Fontana de Trevi! También son buenas direcciones Fiocco di Neve (via del Panteón, 56) o la cadena Blue Ice (Trastevere, Campo dei Fiori, etc.) donde se puede probar un helado de yogur de muerte…

Pero volviendo al chocolate -¿por qué no?- os voy a hablar de otro delicioso postre que no se os puede pasar por alto en vuestra visita a La Ciudad Eterna: el Tartufo Nero. Se trata de una trufa helada formada por una bola formada por una crema de chocolate suave y pequeñas virutas de cacao en el medio. Todo ello coronado por crema helada de chantillí. Calórico no, lo siguiente…pero no creo que haya nadie que se pueda resistir…

Con mi Tartufo en la Fuente de Neptuno

Y por si fuera poco, el tartufo no viene solo sino que se come acompañado de uno de los ambientes más animados y barrocos de Roma. El porqué es muy fácil: el local especializado en este rico postre es la gelateria Tre Scalini, en la Piazza Navona, -no confundir con el restaurante: “Vade retro Satana”- que lleva desde 1815 deleitando a turistas y romanos. No os lo perdáis… ¡sublime!

Y cambiando de tercio, otra especialidad romana: la Grattachecca o “helado rascado”, que no es más que un vaso de hielo picado a mano al que se le añade sirope de frutas y, opcionalmente, trocitos de fruta picada. Este refrescante tentempié para superar las tórridas temperaturas del Lazio se suele vender en quioscos especializados, siendo el Sora Mirella uno de los más populares.

Grattachecca con la Isla Tiberina de fondo

El quiosco está al lado del Puente Cestio que lleva a la Isla Tiberina, en la orilla que da al Trastevere. Los precios de la grattachecca rondan entre los 3 y los 5 euros, dependiendo del tamaño que elijas, las frutas, etc. Creedme, si el sol aprieta merece la pena…

Dos postre “estrella”: tiramisú y panna cotta
Y hasta aquí los postres para “llevar puestos” pero no me quiero despedir sin recomendaros dos sitios en los que tomar los dos postres estrella de Italia –que no de Roma- y que no deberían faltar en cualquier mesa, especialmente para los más golosos. Dejad un hueco y unos 4 euros para poder así completar una comida ‘rica, rica’ ;-)

El primero, como no, es el rey de la dieta hipercalórica italiana: el tiramisú. Hay muchas variedades y, como sabréis, se suele hacer a base de queso mascarpone y bizcochos mojados en café y vino de Marsala, todo ello espolvoreado con cacao. Mmmmmmmm. Eso sí, os contaré que he leído por ahí que es una receta bastante reciente y que su origen se remonta a la Segunda Guerra Mundial, cuando lo utilizaban como reconstituyente para los clientes de los prostíbulos y es que revitaliza cuerpo y mente…

Tiramisú en el Sora Margherita

El tiramisú CASERO más rico que he probado en mucho tiempo es el de la trattoria Sora Margherita (Piazza Della Cinque Scola, 30), un sitio mítico en el Ghetto judío de Roma donde además de comer de vicio, insisto, podéis catapultaros al cielo con este tiramisú artesano. Cremoso, suave, sencillo…

Detalle de la panna cotta del Mario´s

El segundo postre “clave” en el menú italiano es la Panna Cotta, traducido literalmente como ‘nata cocida, que originarimente proviene de la región norteña del Piamonte. Está elaborado a partir de crema de leche, azúcar y gelatificantes -lo que le da su característica textura- y aunque se puede adornar con muchas cosas, lo habitual es que esté cubierta por una mermelada de frutas del bosque. También la podréis ver acompañada con fresas, caramelo o vainilla ¡para gustos colores!

Un buen sitio para probar nuestra primera panna cotta es el es Mario’s (Vía del Moro, 53-55), una coqueta trattoria de barrio -del Trastevere- donde se come de miedo por poco dinero. Como os dije, vale la pena dejar hueco en el estómago para este colofón que os endulzaré el resto de la jornada. Muy recomendable.

Bueno, parece que después de tanto postre a uno le entra la modorra, pero menos mal que Roma también se caracteriza -entre otras muchísimas cosas- por tener un café excelente. Tal vez haya un tercer día sobre Roma en el que os hable de donde se puede tomar “el mejor café del Mundo” pero insito, otro día, que por hoy ya ha llegado.

¡NOS VEMOS!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Datos prácticos, Gastronomía y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Roma, dulce Roma…

  1. tonhico dijo:

    Vaya empacho de postres! Todos buenísimos y variados. Así da gusto!

  2. ahoralucia dijo:

    Vaya! Qué bonito blog! Me han entrado unas ganas locas de volver a Roma a probar el Tartufo que no probé! Felicidades!

Comenta, ¡no te cortes!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s